Penitencia City theme by Bis Glez.

martes, abril 21

Diario de Burt Cap.4


Poco estimado diario:

¡MADRE MÍA EL GORDO! era mas duro de lo que creía y no veas lo que corría el hijo-puta, casi se me jode la suspensión en el jodido camino de cabras por el que nos metió ¿y todo por que? porque al ching chong de los cojones lo del sigilo no lo acaba de entender e intento reducir al gordo en plan S.W.A.T. tremendo retrasado ¿que coño se creía que iba a lograr? por el amor de Dios, si un brazo del gordo es el chino entero! se lo sacudió de encima como una toalla y cuando se disponía a huir tuvimos que apretar como nadie ¡que bien nos hubiese venido la puntería de la señora wilddmoore!, que por cierto ¿donde estará? el caso es que yo juraría que al gordo le di un par de veces y eso me huele a ese proyecto de superzombie soldado del que había oído hablar, pero creía recordar que había sido suspendido, lo cual, me hace sospechar que en este asunto hay ciertas partes implicadas que tienen mucho, MUCHO poder....

La cosa se complico cuando llegue a acorralarlo y darme cuenta de que estaba yo solo(CAGÜENLAPUTA) fue en ese momento que recordé mis dotes pugilisticas y comprendí lo inútil que era con ellas y es que quedarse sin municion es una putada de las gordas que la humanidad aun no ha podido resolver excepto en los video-juegos y en las pelis de Jhon Woo, el caso es que el gordo me cogió y me estampo diez mil veces contra el mismo árbol hasta doblarlo y yo di gracias a Dios por estar tan lleno de metal, cosa que nunca creí que haría, eso me hizo recordar que los zombies meta-humanos tienen una debilidad que comparten con los humanos y que yo he perdido; los COJONES. De modo que le tire tierra en la cara y aprovechando esa ventaja empecé a darle en todos los huevos con todo, de hecho yo juraría que un crak al 10º golpe de campana pero para mi desgracia no basto, el tío me aparto de un cabezaso del tamaño de las vegas y arranco un árbol con el animo alebosico de hacermelo tragar de manera invertida a lo que yo dije a modo de epitafio; TU PUTA MADRE!!!!! y entonces se produjo el milagro, que Dios bendiga al bueno de Nelson que no se por que coño cayó del cielo un poco chamuscado sobre la cabeza del gordo infiernoso rompiéndole el cuello, haciéndolo tambalear y caer por el desfiladero.

Ahora si que creo en Dios en Buda en Ala y en que Elvis no está muerto, solo nos queda recuperar el cuerpo y tomar el cilindro y pedirle explicaciones a Frank sobre todo esto...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada